Es uno de los problemas más frecuentes en las personas que se dializan: pasan sed y como consecuencia de ello, al no orinar acumulan líquido de una sesión de diálisis a otra, que puede acabar ocasionando edemas y otras complicaciones.

Hay que tener en cuenta que no todos los casos son iguales, y si una persona orina cantidades significativas la restricción de líquidos va a ser mucho menor que en otros casos donde no se orine. Como norma general, el volumen total de líquidos a tomar en un día supondría la suma del volumen de orina diario más 500 ml. En las personas que no orinan la cantidad de líquidos se limitaría a 500 ml.

Cuando hablamos de líquidos no solo nos referimos al agua que bebemos, sino también al líquido que aporta la fruta, las sopas y caldos, el café con leche, las infusiones, etc.

¿Se puede hacer algo para remediar esta sensación de sed?

Hay una serie de consejos y trucos que nos pueden ayudar:

– Tener los niveles de azúcar en sangre controlados.
– No añadir sal a las comidas.
– Evitar los alimentos precocinados y los snacks para picar.
– Evitar la exposición al sol en las horas de más calor.
– Retener cubitos de hielo en la boca para que se deshagan lentamente.
– Utilizar cubitos de hielo de acero o plástico para refrescar la boca sin tomar nada de agua.
– Estimular la producción de saliva mascando chicles o chupando caramelos sin azúcar.
– Humedecer la boca con una rodaja de limón.
– Lavarse los dientes con frecuencia y realizar enjuagues bucales.
– Aprovechar el agua que se toma la medicación para calmar la sensación de sed.
– Mantenerse activo, ya que al ser en ocasiones la sed una sensación subjetiva, muchas veces al estar distraídos se nos olvidará que nos han restringido el tomar líquido (no hay cosa que más nos apetezca a las personas que lo prohibido).

Si hay que destacar un truco ampliamente utilizado este es el uso de chicles. Estos pertenecen al grupo de las golosinas.
Las versiones con azúcar son ricas en carbohidratos ya que 100 g de esta golosina contienen 96,70 g de carbohidratos. También contiene aditivos (fosfatos de calcio) y minerales como el flúor (5 mg), potasio (2 mg) y sodio (1 mg). No contiene vitaminas. En definitiva, parece razonable no tomar más de dos chicles al día.
Unas buenas opciones de chicles son:

  • JetGum: dental strong White
  • Hacendado: menta polar
  • Captain’s Life: dental protect mint
  • Team: honey and lemon

Las versiones de chicles sin azúcar están cada vez más extendidas y las podemos encontrar de cualquier marca y sabor. Como no contienen azúcar son aptas para personas con diabetes. A pesar de esto el sabor dulce se consigue con la presencia de edulcorantes como polialcoholes. Entre ellos destaca el sorbitol, cuyo consumo excesivo puede tener efectos laxantes por lo que se aconseja hacer un consumo moderado de estos chicles.

Nutrición ALCER CASTALIA