Primeros platos y segundos platos

Es conveniente no llegar con hambre excesiva o saltarse alguna comida, ya que se abusará más en la siguiente. No se debe olvidar estos días la ingesta de fibra en forma de verduras o legumbres ya que proporcionan sensación de saciedad y ayuda a favorecer el tránsito intestinal.

Embutidos, patés, quesos curados y untables, salmón ahumado recuerda que son ricos en sal y en fósforo por lo que se pueden probar pero no abusar de su consumo ya que suelen consumirse como entrantes y queda aun el resto de la comida o cena.

Si eres amante del marisco recuerda que todo es rico en potasio y fósforo pero que hay algunas diferencias que debes conocer:
• La almeja tiene menos sodio, potasio y fósforo que el mejillón.
• Las gambas y el camarón tienen menos potasio que el langostino y la cigala.
• El centollo y la pécora son los de menor contenido en potasio y fósforo.

La elaboración del marisco si es cocido mejor, siempre en abundante agua y desecha el agua de su cocción. Congelarlo también reduce las cantidades de fósforo y potasio.

Debemos tener cuidado con los rellenos y guarniciones de los platos ya que muchas veces están elaborados con frutos secos, dátiles, pasas, castañas, orejones, etc. Que son muy ricos en potasio y fósforo.

Postres

Controlar el consumo de dulces ya que los típicos de estos días, los turrones y mazapanes suelen contener frutos secos, por lo que conviene evitarlos. Se puede comer un trocito pequeño si se controla el resto de comidas del día.
Uvas de fin de año. Una buena opción para que la cantidad no sea tan grande y así se reduzca el potasio es cortarlas por la mitad para así acabar tomando solo 6 uvas pero en 12 mitades. También se pueden sustituir las uvas por gajos de mandarina que son menos ricas en potasio o comprarlas ya preparada en almíbar.
Una buena opción a la hora de preparar postres caseros es utilizar edulcorante como sustituto del azúcar.

Bebidas

La ingesta elevada de líquidos que a veces acompaña a las comidas copiosas de Navidad puede desencadenar situaciones de sobrecarga de volumen que puede llevar a complicaciones. Ante la gran variedad de bebidas, se debe elegir una y consumir en moderación durante toda la comida o cena. Un ejemplo podría ser tomar una copa de vino en la cena y luego tomar un sorbito de cava en el brindis. También se puede tomar un vasito de agua y brindar con vino, así se reduce la ingesta de alcohol.

Por último intenta comer despacio, masticando bien los alimentos y disfrutando de la conversación y no te olvides de practicar actividad física para mejorar las digestiones y compensar el exceso de estos días.