La Asociación para la Lucha Contra las Enfermedades del Riñón (ALCER Castalia), que agrupa a personas con enfermedad renal y trasplantadas de la provincia de Castellón, considera “muy urgente” la realización de test del virus Covid-19 a todos los profesionales sanitarios. El presidente de la asociación, Juan Doménech, ha reivindicado que se practiquen estas pruebas diagnósticas “por motivos de humanidad, en primer lugar, y porque se trata del colectivo más expuesto a la enfermedad en su tarea cotidiana”.

Doménech entiende que el paso de los días sin llevar a cabo estos test “añade riesgo para la salud de un colectivo que lo está dando todo por toda la sociedad en la lucha contra el virus, en unas circunstancias excepcionales de acumulación de trabajo que persisten desde hace más de un mes, demostrando una calidad humana y profesional que nos deja sin palabras”.

El presidente de Alcer Castalia pone el acento, por otra parte, en la necesidad de una “total transparencia” por parte de la Conselleria de Sanidad en cuanto a la localización actual de los 85.000 test adquiridos por el Gobierno central y destinados para la Comunitat Valenciana. En este sentido, Doménech exige que se haga pública una previsión “clara” sobre las fechas en que sea posible iniciar los test masivos a la población para empezar a localizar los casos de personas infectadas asintomáticas, un punto clave en esta crisis.

En este sentido, Doménech recuerda que un 1,3% de los trabajadores de la empresa Pamesa Cerámica, que ha realizado pruebas a parte de su plantilla, dio resultado positivo en Covid-19. “Esto nos recuerda la urgencia de identificar a los asintomáticos, porque sin hacerlo, crece el riesgo de que puedan infectar a otras personas como los propios profesionales sanitarios, cuando entren en contacto con ellos”.

Por otra parte, cabe recordar que Alcer prosigue con su campaña de prevención frente al virus entre el colectivo de pacientes de Enfermedad Renal Crónica (ERC) de la provincia, iniciada el pasado mes de marzo, tanto a través de la gestión de donaciones de pantallas protectoras faciales como con el reparto de folletos informativos, termómetros y cremas hidratantes reparadoras para las manos. Todo, con el objetivo de minimizar los contagios mediante la prevención, a través de la concienciación de los pacientes en diálisis para así evitar una mayor propagación del virus.

LINK NOTICIA