Si por algo se caracteriza la Insuficiencia Renal Crónica, es por su falta de síntomas, hasta que la afección llega a estadios muy avanzados, donde la actuación y las acciones que se pueden llevar a cabo para retrasar lo máximo posible su avance, se ven mucho más limitadas, que si se realizara un diagnóstico precoz de la enfermedad.A través de análisis de sangre y orina, se puede conocer el grado de funcionamiento de los riñones y por lo tanto, ver si la persona que ha acudido al médico puede reunir indicios de padecer una IRC. La orina, se puede analizar de dos formas: A través de una pequeña muestra donde se puede observar si contiene sangre o indicios de infección, proteínas, o células; o recogiendo la orina que se produce durante 24 horas, con objeto de medir la cantidad de orina que los riñones producen y la cantidad de proteína que es eliminada.A través de estos datos, el médico comprobará si existe alguna alteración en el funcionamiento de los riñones. Otros datos que podrá evaluar son la creatinina, o cantidad de residuos procedentes de las células musculares y la urea, o proteínas ingeridas; esto le dará más datos para ver la alteración o no, de la función renal.Prevención IRCA través de diversos elementos que se miden con los análisis de sangre, que varían en cada persona dependiendo de tres factores (lo que comemos, el funcionamiento de los riñones y la cantidad de orina que se produce junto con la cantidad de residuos que se eliminan en la orina) también se puede comprobar la función renal.La creatinina sérica es un residuo de la actividad muscular.Los niveles altos de creatinina en la sangre es el valor más utilizado para determinar la función renal. Normalmente, se suele comenzar el tratamiento de diálisis cuando la prueba de aclaramiento de creatinina, da cifras por debajo de 14 mililitros por minuto. Aunque actualmente hay una tendencia en adelantar la entrada del paciente a diálisis, para que llegue en mejores condiciones médicas y nutricionales al comienzo del tratamiento.Otros factores que se pueden sumar, como indicios de que puede haber un problema renal pueden ser: la albúmina (proteínas), donde su nivel bajo en sangre, podría ser un síntoma de que los riñones comienzan a fallar.También un nivel bajo de hemoglobina, puede indicar que existe un déficit de hematíes producido por la falta de producción de éstos, por parte de los riñones. Esta alteración se conoce como anemia.