Lxs niñxs representan el futuro, y su crecimiento y desarrollo saludable deben ser una de las máximas prioridades para todas las sociedades.

La obesidad ha alcanzado proporciones epidémicas a nivel mundial, y cada año mueren como mínimo, 2,8 millones de personas a causa de la obesidad o sobrepeso. Debemos dedicar una mención especial a la obesidad infantil, que es uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI ya que el número de niñxs y adolescentes de edades comprendidas entre los 5 y los 19 años que presentan obesidad se ha multiplicado por 10 en el mundo en los cuatro últimos decenios.

Las conclusiones de un nuevo estudio dirigido por el Imperial College de Londres y la Organización Mundial de la Salud indican que, si se mantienen las tendencias actuales, en 2022, habrá más población infantil y adolescente con obesidad que con insuficiencia ponderal moderada o grave (porcentaje de niñxs menores de 5 años cuyo peso está dos desviaciones estándar por debajo de la media correspondiente a las edades de la población de referencia internacional).

Y lo más grave es que estxs niñxs obesos y con sobrepeso tienden a seguir siendo obesos en la edad adulta y tienen más probabilidades de padecer a edades más tempranas enfermedades no transmisibles como diabetes, cáncer y enfermedades cardiovasculares.

Dentro de los cambios de hábitos de vida de la sociedad moderna la alimentación cobra un interés crucial. Es conocido que los sujetos obesos presentan un riesgo muy superior de desarrollar hiperlipidemia, complicaciones cardiovasculares, hipertensión, diabetes mellitus, síndrome de apnea del sueño y, por supuesto, enfermedad renal.

En las últimas décadas han aparecido numerosos trabajos epidemiológicos que relacionan el índice de masa corporal (IMC) con el desarrollo de enfermedad renal crónica en los sujetos obesos. Como por ejemplo aquel que nos habla sobre que los sujetos obesos que presentan alteraciones en las cifras de la glucemia, hipetensión y/o alteraciones en el metabolismo de los lípidos tienen un mayor riesgo de presentar insuficiencia renal a lo largo de los años.

El cambio en los hábitos de vida, el aumento del ejercicio físico, evitando el sedentarismo y una buena alimentación, son factores que evitan la aparición de riesgo cardiovascular, diabetes y/o ERC.

Uno de estos cambios que afecta a la población infantil, por ejemplo, es la recomendación de la OMS sobre la ingesta diaria de azúcares libres, que deberá ser inferior al 10% de la ingesta diaria total de energía e, idealmente inferior al 5%.

La tarea que desde LAS GINCANAS de ALCER CASTALIA se realiza cara a este perfil infanto-juvenil es una misión de prevención y promoción de la salud con una insistencia clara en los hábitos saludables de alimentación, la promoción del ejercicio físico y una formación en enfermedades crónicas que pueden ser evitables adoptando las recomendaciones formuladas en dichas gincanas.

Además de tratar estos puntos fundamentales, se adoptan estrategias de gestión y fomento de valores personales saludables, como pueden ser la solidaridad y la empatía. Valores que derivan en cifras máximas alcanzadas este año en cuanto a donación dentro del territorio español. Siendo nuestro país referencia mundial y alcanzando este 2017 el récord con 46,9 donantes p.mp y 5261 trasplantes.

ALCER CASTALIA pone en marcha estas dos gincanas, GINCANA DE LA SALUD y GINCANA DE LA DONACIÓN, porque cree que promoviendo hábitos de vida saludables (GINCANA DE LA SALUD), evitaremos que las cifras de enfermedades crónicas sigan aumentando y que las estrategias, y planes de salud, que se están llevando a cabo por parte de las administraciones, cumplan sus objetivos en los tiempos previstos.

Si conseguimos estos objetivos, por lo tanto, bajará la entrada de personas en las unidades de diálisis, por ejemplo, y con ello la necesidad de una donación con un trasplante como resultado, por no hablar del ahorro económico-sanitario que ello supondría.

Aún así se necesitan personas solidarias que donen sus órganos y una sociedad que admita el trámite con naturalidad. Esto sólo se consigue educando y normalizando la donación desde edades tempranas (GINCANA DE LA DONACIÓN).

ALCER CASTALIA propone estas dos acciones sumando esfuerzos a las estrategias que desde las entidades correspondientes se están llevando a cabo, siendo una colaboración esencial para que el resultado de la suma sea correcto, la presencia de asociaciones de pacientes en actividades de prevención de la salud creando estrategias multisectoriales, multidisciplinares y adaptadas al entorno socio-cultural de nuestra ciudad.

Objetivos generales del proyecto

  •  Promoción de buenos hábitos de salud y gestión de valores personales
  • Información y prevención de enfermedades crónicas evitables
  • Promoción de hábitos de alimentación beneficiosos para la salud
  • Información y promoción de la donación

Gincana de la donación

 Objetivos específicos

  • Información y promoción de la donación
  • Información del proceso de donación
  • Promoción de buenos hábitos de alimentación
  • Promoción de la solidaridad y la empatía

Gincana de la salud

Fue pensada por ALCER CASTALIA para prevenir las enfermedades crónicas desde la base de la ciudadanía, que son los más pequeñxs, y para conseguirlo, en este caso, necesitábamos realizarla en los colegios de nuestra provincia.

Queríamos que el mensaje “Cuidar de tu salud es fácil” calase en ellxs y para conseguirlo pensamos en utilizar dos fuentes:

  • Un testimonio
  • Un juego (Gincana de la Salud)

Formas dinámicas y psicopedagógicamente adecuadas para que la actividad fuera recordada y con ella sus valores.

Objetivos específicos

  • Promover hábitos de vida saludables
  • Informar sobre la diabetes y la enfermedad renal
  • Promover una alimentación saludable en edades tempranas
  • Fomentar el ejercicio físico
  • Concienciar sobre la importancia de cuidar la salud desde pequeños
  • Crear conciencia de la importancia de una vida plena basada en la risa y el buen humor
  • Dar información básica sobre donación