Según la OMS, la promoción de la salud y la prevención de la enfermedad son todas aquellas acciones, procedimientos e intervenciones integrales, orientadas a que la población, como individuos y como familias, mejoren sus condiciones para vivir y disfrutar de una vida saludable.

Las enfermedades crónicas, cada día más presentes en nuestras vidas diarias, están causando estragos en nuestra sociedad. Una sociedad cada vez más concienciada de la importancia de la prevención pero que aún le falta mucho en educación y motivación para que las cifras se reduzcan y las enfermedades crónicas dejen de ser las principales preocupaciones de los gobiernos actuales.

Si a esto le añadimos que estamos viviendo en una sociedad con unos índices elevados de envejecimiento por el aumento de la esperanza de vida, nos encontramos con una población envejecida y enferma a la que hay que proporcionarle herramientas para que su bienestar sea el más óptimo posible.

Construir programas vivos, dinámicos y participativos no sólo es necesario, sino posible. Las herramientas que se describirán en este proyecto son útiles para promover la salud en una población con características psicosociales, económicas y sanitarias, como son las personas mayores, muy específicas y frecuentemente alejada del buen cuidado y autocontrol, pero interesada en aprender y cultivar la idea. Hace falta demostrar que con este enfoque se consiguen mayores y mejores resultados, dando lugar a que la elección más sana sea la más fácil.

Este programa está pensado desde la idea de sumar esfuerzos al objetivo de la “Estrategia cuatro por cuatro” de la ONU, que espera reducir en 2025 un 25% la mortalidad prematura por las cuatro principales enfermedades no transmisibles:

  1. Enfermedades cardiovasculares
  2. Cáncer
  3. Diabetes
  4. Enfermedades respiratorias crónicas

Esta estrategia aborda cuatro factores de riesgo como son: la alimentación no saludable, la inactividad física, el consumo de alcohol y el consumo de tabaco.

ALCER CASTALIA y este programa en concreto se encargarán de sumar en los cuatro campos de prevención, pero se hará hincapié en los dos primeros, es decir, en promover la alimentación saludable y evitar el sedentarismo promoviendo la actividad física.

Además, como ya hemos dicho, nos centraremos en una franja de edad concreta, vulnerable a padecer dicha cronicidad o que ya la lleva arrastrando tiempo. Por lo que no podemos dejar los dos conceptos, promoción y prevención, de lado sino formar con ellos un conjunto de medidas que nos ayuden a conseguir nuestros objetivos.

La entidad está volcada en este proyecto por razones obvias. El aumento de las enfermedades crónicas es una realidad y nos preocupa que este aumento alcance cifras nunca vistas hasta ahora. Incidir en la prevención es fundamental y una tarea que hemos arraigado en todos los que forman la asociación para que este panorama mejore y el futuro de nuestra sociedad no sea una sociedad enferma sino una sociedad sana y saludable.

Son muchas las personas en edad avanzada que entran en diálisis y ven sus últimos años de vida “enganchados” a una máquina tres veces por semana. Días en los que podrían disfrutar de la familia, de su jubilación… son muchos los que nos repiten la frase “no sabía que la tensión alta me pudiera traer aquí” o “si me hubiera cuidado antes”, por todas estas personas ALCER CASTALIA quiere dar continuidad a este proyecto, para que cada año las cifras de mayores con enfermedad renal crónica en diálisis sean menores que el anterior, que el autocuidado prevalezca y que el cuidado de la salud sea un concepto asumido por nuestra sociedad.

El proyecto” Envejecimiento Saludable” fue pensado en este sentido y por eso ALCER CASTALIA apuesta por él.