ALCER Castalia, asesorada por la Unidad de Nefrología del Hospital General Universitario de Castellón, ha puesto en marcha un programa de atención sanitaria en domicilio para los pacientes que han elegido la hemodiálisis domiciliaria.

La hemodiálisis domiciliaria crea una independencia muy favorable del paciente respecto del hospital y/o centro concertado de diálisis, tanto a la hora de dializarse (no tiene que esperar ambulancias, se evita la espera del turno de diálisis, sufre menos desplazamientos por complicaciones, etc) como de visitas médicas ya que su estado de salud, generalmente, mejora.

Aunque paralelamente crea una dependencia hacia un familiar ya que condición indispensable es la presencia cercana de una persona en cada sesión que se realiza. Normalmente, es la pareja o uno, o varios, descendientes los que se hacen cargo de la vigilancia del paciente acompañándolo como forma de precaución ante cualquier eventualidad a lo largo de la sesión de diálisis, desde una bajada de tensión al apoyo en cuestión de preparación del equipo necesario para la conexión y/o desconexión. Este acompañamiento es mucho más necesario en pacientes que llevan fístula y que necesitan, necesariamente, dicha ayuda para pincharse o alcanzar las herramientas que permitan la conexión/desconexión.

ALCER Castalia, junto a la Unidad de Nefrología, se ha dado cuenta de esta relación de dependencia y que obliga ya no sólo al paciente, sino a su familia a vivir por y para la enfermedad, por lo que, el objetivo de la diálisis domiciliaria se consigue en cifras analíticas mejorando notablemente el buen estado de salud física del individuo, pero merma en temas psicosociales provocando, en muchas ocasiones, un burn out en el familiar encargado y un sentimiento de culpa y frustración en el paciente.

Por otro lado, debemos entender que el paciente de domiciliaria visita el hospital sólo una vez al mes recibiendo instrucciones sobre su salud y mejora de las sesiones dicho día. Durante el resto de mes este paciente, aunque tiene disponible un correo electrónico y un teléfono para consultar cualquier cosa, está solo ante el tratamiento.
El aumento de pacientes y las largas distancias que se tienen que recorrer para poder visitarlos hace imposible que el servicio médico del hospital pueda llevar un mejor control de cada uno de ellos.

Desde nuestra asociación, y atendiendo dichas demandas, se ha puesto en marcha el programa de ATENCIÓN SANITARIA EN DOMICILIO EN HEMODIÁLSIS DOMICILIARIA para intentar paliar estas complicaciones y dejar florecer los innumerables beneficios que tiene este tipo de diálisis.

Sus funciones serán:

– Apoyo a las familias de los pacientes en hemodiálisis domiciliaria escuchando y resolviendo sus dudas
– Apoyo al propio paciente resolviendo sus dudas y/o inseguridades, sobre todo, en las primeras sesiones en casa
– Vigilancia del buen cumplimiento del protocolo establecido para la realización de la hemodiálisis domiciliaria
– Apoyo y asesoramiento en la realización de los pedidos de material
– Cubrir una función que los profesionales médicos y de enfermería de la Unidad de Diálisis del Hospital General Universitario de Castellón no pueden realizar
– Llevar un control de cada paciente para complementar la información que el médico encargado tiene
– Proporcionar al equipo médico información valiosa para mejorar y desarrollar positivamente el servicio de hemodiálisis domiciliaria
– Servir de respiro familiar en ocasiones extraordinarias

Se crearán una serie de plantillas de control y seguimiento protocolizadas y supervisadas por el nefrólogo encargado, en este caso, Dr. Alejandro Pérez, para poder realizar un mejor control de cada paciente, pero, sobre todo, una evaluación del programa y, en particular, de los resultados de este tipo de diálisis en un abanico más amplio de ítems.
Además, se contará con sesiones de control presenciales junto a la profesional encargada del programa para contrarrestar información.
La formación de la profesional encargada para realizar dicho seguimiento será continua y dotada de los medios necesarios por parte del Hospital General Universitario de Castellón